Aislamientos con poliuretano proyectado en Huelva

Termyson cubierta

En qué consiste el poliuretano proyectado

Somos profesionales en aislamientos con poliuretano proyectado. En Termyson encontrará un equipo cualificado que le asesorará de la mejor manera según sus necesidades. Garantizamos un servicio de primer nivel.

Definición de poliuretano proyectado

El poliuretano proyectado es el material por excelencia empleado en el aislamiento térmico, tanto de frío como de calor. Posee una baja densidad y una estructura de celda cerrada, que le confiere el valor de conductividad térmica más bajo de los materiales aislantes habitualmente utilizados en construcción. Esto le permite alcanzar las exigencias de aislamiento térmico del Código Técnico de Edificación (CTE) con el mínimo espesor. El poliuretano proyectado genera una capa sin juntas ni puentes térmicos, adherida por sí misma de manera hermética; se aplica sobre cualquier tipo de superficie que esté limpia y seca.

Obtención

El poliuretano proyectado se obtiene a partir de dos componentes líquidos, poliol e isocianato. Cuando estos se mezclan íntimamente, se produce una reacción química exotérmica que forma la espuma en pocos instantes. Endurece al poco tiempo, formando un material sintético duroplástico de estructura celular con un porcentaje superior al 90 % de células cerradas. En usos para la edificación, se aplican densidades de 33 a 60 kg/m³ según destino.
Un equipo de maquinaria instalado en un vehículo bombea los componentes a la temperatura, dosificación y presión adecuados hasta la pistola de mezcla que los pulveriza juntos sobre la superficie que se desea cubrir. No envejece si no está expuesta a los rayos UV solares. No crea hongos ni es atacada por roedores. No contrae. No es tóxica ni patógena.
Su clasificación lambda de conductividad térmica es de 0,020 W/m•k al crearse la espuma, aunque el coeficiente de cálculo lo damos de 0,028, que es el valor de la espuma con envejecimiento ya asumido de 25 años.
Su clasificación al fuego es Euroclase E. Las nuevas normativas indican que los materiales se considerarán en “condiciones finales de uso”, es decir, como van a estar instalados en la realidad. O sea, tras un tabique, una placa metálica, yeso laminado u otro elemento de acabado. En estas circunstancias, según ensayo del año 2004 en el Instituto E. Torroja, el resultado es Euroclase B.
Al tratarse de un revestimiento continuo impermeable, no es preciso revocar el trasdós de las paredes cuando se aplica PUR.

Ventajas

  • La espuma de poliuretano es el material más aislante que existe. Su coeficiente de conductividad térmica es el más bajo de todos los materiales aislantes (lambda 0,028 para un material ya envejecido). A igualdad de espesor, obtenemos mayor resistencia térmica y, por tanto, más aislamiento.
  • El poliuretano tiene gran facilidad y velocidad de aplicación. Un equipo puede aplicar entre 300 y 600 m² diarios de espuma.
  • El poliuretano, al ser bombeado desde un camión en el exterior, no requiere izados a obra ni ocupación de espacio con materiales voluminosos.
  • Sella los posibles resquicios y entradas de aire. Impermeabiliza la pared de humedades exteriores que pudieran penetrar por capilaridad de la obra.
  • No es preciso el revoco interior del trasdós de la pared. (Informe 17.257 de 10/11/1999 del Instituto Eduardo Torroja).
  • El poliuretano se considera un revestimiento impermeable continuo.
  • La espuma de poliuretano por sí misma es lo suficientemente resistente al vapor de agua como para no precisar de una barrera en condiciones de uso normales.
  • Sí que la requerirá en aplicaciones especiales, como por ejemplo en cámaras frigoríficas. Sin embargo, permite la transpiración del edificio.
  • La espuma de poliuretano, al carecer de juntas de estar perfectamente adherido al soporte sobre el que se proyecta, no permite la formación de humedades por condensación entre el aislante y el trasdós en la pared de cerramiento.
  • La espuma de poliuretano mejora el aislamiento acústico del cerramiento con espesores de espuma de 2 a 4 cm. En una reducción en el paso de ruido medido en decibelios comparable con otros aislantes fibrosos (Informe nº 17.691 del Instituto Eduardo Torroja de 30/07/2001).
  • El poliuretano, al ser el preferido por los arquitectos y otros profesionales de la edificación, es el sistema más empleado para el aislamiento de paredes y cubiertas. Se ha convertido en el referente para todos los demás aislantes.
  • Desde el 1 de enero 2004, las espumas de poliuretano europeas no emplean gases que perjudiquen la capa de ozono.
  • Al servirse hasta en forma líquida, que ocupa unas 50 veces menos volumen que la espuma que de esos componentes se obtendrá, ahorra gran cantidad de energía en su transporte.
  • Se ha calculado su “ciclo de vida” para un período de 50 años y es enormemente favorecedor y ecológico. El “ciclo de vida” analiza y calcula la energía que conseguirá ahorrar en ese tiempo en comparación con la energía consumida en la fabricación y colocación del material.
  • La espuma de poliuretano puede ser reciclada.
  • La espuma de poliuretano no requiere de mantenimiento o sustitución a lo largo de toda su vida útil.
  • El poliuretano proyectado, además, no contiene CFC’s ni HCFC’s, por lo que no contribuye a la destrucción de la capa de ozono y ayuda a combatir los efectos del calentamiento global.
  • Un buen nivel de aislamiento térmico, con un tratamiento uniforme de los puntos singulares, garantiza ausencia de condensaciones y evita la formación de mohos y humedades que puedan deteriorar la edificación. 

La espuma de poliuretano, además de actuar como un insuperable aislante térmico, impermeabiliza. No es preciso enfoscar el trasdós de las paredes para garantizar la impenetrabilidad ante el agua de lluvia. Se considera un sistema continuo impermeable, con lo que cumple con el nuevo CTE ante cualquier circunstancia.

En cubiertas inclinadas no son precisos otros anclajes por la fuerte cohesión de la espuma con los otros materiales.

En cubiertas planas y sobre la cara superior de forjados, deberán emplearse espumas con densidad superior, capaces de resistir una compresión > 200 kPa.

En cubiertas in​dustriales se aplica con éxito para el aislamiento e impermeabilización de cubiertas ligeras industriales. Se emplea una espuma de densidad no inferior a 45 kg/m³ y debe protegerse de los rayos ultravioleta solares (U.V.) con un recubrimiento de calidad de espesor suficiente. Es un aislamiento muy eficaz para evitar el calor y el frío en las naves industriales. Con sólo un espesor de 30 mm, reduce 7 veces la transmisión térmica de la cubierta.

Al estar integrado en la misma hoja de cubierta, evita las condensaciones.

Al tratarse de un revestimiento continuo, tapa las juntas e impermeabiliza la cubierta. La clasificación al fuego del conjunto de espuma más su protección, es Broof.

Encapsula la superficie evitando la migración de fibras de amianto en aquellas cubiertas con placas de fibrocemento antiguas, que se fabrican con ese peligroso material.

Al aplicarse por el exterior de la cubierta, no interfiere la labor de la industria; esta ventaja es muy apreciada por los clientes.

Contrate nuestros servicios. Llámenos al:

687 741 848