Aislamientos con espuma de poliuretano en Huelva

Espuma de poliuretano

En Termyson conocemos muy bien nuestro oficio. Por eso realizamos nuestros trabajos de aislamientos con espuma de poliuretano, ya que es el mejor aislante térmico y ofrece un sinnúmero de ventajas y facilidades en su aplicación y durabilidad.

Ventajas del poliuretano

  • Soluciona problemas de goteras.
  • No es inflamable.
  • Se puede pintar.
  • Sella de una manera segura cualquier zona.
  • Producto de muy larga duración.
  • No permite que se produzcan condensaciones.
  • Prolonga la vida útil de las superficies tratadas.
  • Controla las dilataciones en estructuras de hormigón.
  • Actúa como amortiguador de vibraciones.
  • Ahorro de energía empleada en refrigeración o calefacción.

Formas de aplicación del poliuretano

  • In situ por proyección o poliuretano proyectado: se obtiene mediante la pulverización simultánea de los dos componentes sobre una superficie, tabiques, naves, cubiertas, terrazas, granjas, etc.
  • In situ por colada, o poliuretano inyectado: en el que los dos componentes se mezclan y se introducen a través de un agujero realizado previamente en el tabique, para su expansión. Aislando de este modo todo el espacio existente entre los dos tabiques de la vivienda. Es el método empleado en viviendas ya construidas que no disponen de aislamiento.

Propiedades de la espuma de poliuretano

La espuma rígida de poliuretano es una materia sintética duroplástica, altamente reticulada espacialmente y no fusible. En las densidades habituales, para aislamiento térmico, la espuma contiene solamente una pequeña parte del volumen de materia sólida (con una densidad de 35 kg/m³, solo el 3 % del volumen aproximadamente es materia sólida).

A continuación, detallamos las propiedades de la espuma de poliuretano.

Estructura celular


La espuma rígida de poliuretano obtenida por proyección presenta una estructura celular predominantemente cerrada. El porcentaje de células cerradas se sitúa por encima del 97 %.

Densidad


La densidad de la espuma rígida de poliuretano por proyección para aislamiento térmico está comprendida y normalizada en Normas UNE 92120-1 y 92120-2 según la aplicación, entre 30 y 55 kg/m³. Aunque para aplicaciones especiales pueden utilizarse densidades más altas (100, 200, etc.) o más bajas (espumas acústicas: 10, 12, 15, etc.).

Conductividad térmica


La alta capacidad aislante de la espuma rígida de poliuretano por proyección no se consigue en la construcción con ningún otro material aislante conocido. Esta característica especial se debe a la muy baja conductividad térmica que posee el gas espumante ocluido en el interior de las células cerradas.
De este modo, la espuma rígida de poliuretano producida “in situ” puede alcanzar un valor de conductividad térmica de 0,022 W/m•K. Debido a que las células no impiden totalmente la difusión de gases a través de sus paredes, este valor de conductividad va aumentando ligeramente con el tiempo hasta llegar finalmente a estabilizarse. En la práctica, se considera como valor de conductividad térmica de la espuma el obtenido después de 9 meses de envejecimiento (UNE 92120-1), 0,028 W/m•K.
Mediante la aplicación de recubrimientos que eviten la difusión de gases (barrera de vapor) es posible conseguir que la conductividad térmica de la espuma no presente alteraciones apreciables con el tiempo, manteniendo valores de 0,023 W/m•K. 

Absorción de agua


La absorción de agua por la espuma rígida de poliuretano por proyección se produce en función de las condiciones ambientales y puede tener lugar por humectación o por difusión y condensación del vapor. Viene influida fundamentalmente por la densidad.
La absorción de agua por inmersión parcial a corto plazo de la espuma rígida de poliuretano según el ensayo es menor que 0,13 kg/m². Hay que tener en cuenta que la mayor cantidad de agua considerada se debe a la que queda en las celdas que están rotas al efectuar el corte para elaborar la probeta.
Mediante difusión de vapor y posterior condensación, los aislamientos pueden absorber agua dependiendo de su situación y de la temperatura y humedad a que estén sometidos. En la práctica, debe evitarse alcanzar limites no deseados de humedad por difusión del vapor de agua modificando la solución constructiva. Puede hacerse aumentando la densidad de la espuma o en casos muy extremos colocando una barrera de vapor en la superficie colindante con el interior de la estancia (lado caliente del aislante). 

Resistencia a la transmisión de vapor de agua


Los valores que caracterizan la resistencia al vapor de agua son el adimensional mu, o bien, la resistividad a la difusión del vapor de agua.
Para la espuma rígida de poliuretano por proyección para aislamiento térmico, en densidades 30-60 kg/m³, la resistencia a la transmisión de vapor de agua oscila entre 330-825 MN•s/g•m, siendo el factor adimensional, factor de resistencia a la transmisión de vapor de agua de 60 a 150. Estos valores garantizan –en la mayoría de las soluciones de aislamiento térmico mediante espuma rígida de poliuretano y en función de la densidad que adoptemos– la ausencia de condensaciones intersticiales, permitiendo a su vez la transpiración de los cerramientos. Entendiendo que la transpiración de los cerramientos en la edificación es el efecto más beneficioso tanto para evitar patologías de todo tipo, higiene, salubridad, confort, etc.
En aplicaciones con altos niveles de vapor y/o temperatura (por ejemplo, cámaras frigoríficas) será necesario colocar una barrera de vapor en la cara caliente del aislamiento para evitar condensaciones. En edificaciones residenciales los valores más críticos se suelen manifestar en las cubiertas planas debido a que la impermeabilización impide la transpiración. 

Estabilidad/Resistencia


La espuma rígida de poliuretano obtenida por proyección es resistente frente a los materiales habitualmente empleados en la construcción.

Además, la espuma rígida de poliuretano por proyección es:
- Resistente, en gran medida, a los disolventes normalmente utilizados en adhesivos, pinturas, pastas bituminosas, en conservantes para la madera y en masillas sellantes.
- Resistente al envejecimiento, contra la acción de las raíces e inerte. Bioquímicamente, por ejemplo, frente a los mohos.
- Estable frente a los carburantes, aceite mineral y los ácidos y álcalis diluidos.
- Resistente contra la acción de los gases de escape o a la atmósfera industrial más agresiva.
- Imputrescible, estable ante el detritus. Inodora y fisiológicamente no presenta inconvenientes.
- Es químicamente neutra. Comportamiento al fuego: la espuma rígida de poliuretano tiene una clasificación al fuego M3. Dilatación térmica: la dilatación térmica de la espuma rígida de poliuretano por proyección por efecto de la temperatura es función de la densidad y de la fijación al sustrato.

Celdas cerradas y celdas abiertas

Cada material tiene una determinada variación en sus dimensiones al variar la temperatura. Además, en el caso de la espuma rígida de poliuretano, existe un gas encerrado en sus celdas que origina un descenso de presión, con el frío, y una sobre presión, con el calor. Por ello, por enfriamiento se produce una contracción y por calentamiento una dilatación de la estructura celular. 
Termyson esponjas
Con la densidad habitual, 35 kg/m³, los coeficientes de contracción, o bien de dilatación de la espuma rígida de poliuretano, están entre 5 y 8 x 10-5 K-1.

Las espumas de celda abierta, al no utilizar gases de baja conductividad térmica, tienen un coste de materia prima aproximadamente un 20 % menor. Además, como la densidad aplicada del producto es inferior, la cantidad necesaria de material por m² se reduce entre el 15 % y el 30 %. Sin embargo, la puesta en obra para obtener las prestaciones mínimas exigidas por el proyecto y la legislación vigente implica costes adicionales. La aplicación de un sistema de poliuretano de celda abierta, en sustitución directa de uno de celda cerrada, sin las correcciones oportunas (mayor espesor, enfoscado de mortero, barrera de vapor, etc.) puede ocasionar múltiples problemas:
  • Incumplimiento de proyecto y/o legislación.
  • Aislamiento deficiente y mayor consumo energético.
  • Absorción de agua en el aislamiento y deterioro de las propiedades aislantes.
  • Aparición de humedades y moho (insalubridad).
  • Filtraciones de agua. Tanto el fabricante como el instalador tienen la obligación de informar adecuadamente a su cliente del tipo de producto y de su idoneidad para las diferentes soluciones constructivas.

Cuadro comparativo y análisis

Consideraciones del análisis:
  • Fachada ladrillo cara vista, con aislamiento en cámara.
  • Resistencia térmica exigida al aislante = 1,80 m²∙K/W.
  • Zona climática «D» y grado de impermeabilidad «3» (según CTE).
  • Poliuretano celda cerrada 35 kg/m³ y 0,028 W/mK.
  • Poliuretano celda abierta 30 kg/m³ y 0,035 W/mK.
Termyson cuadro comparativo
Termyson cuadro

Si tiene alguna pregunta, escríbanos al siguiente e-mail:

aislamientostermicos1@gmail.com